Ti racconto la mia storia a Vicenza con un tweet / Te cuento mi historia en Vicenza con un tuit.

El vicentino y el mundo

Algunos eran amigos de toda la vida del mismo barrio. Otros llegaban de barrios vecinos. A primera vista, todos ellos podían llegar de cualquier parte del mundo. De hecho, todos llegaban del mundo-vicenza. Eran los vicentinos-mundo, así los denominé.

Eran chicos nacidos en Vicenza, que habían ido al colegio en Vicenza, y después habían hecho la escuela superior en Vicenza. Algunos habían ido a la universidad, quien en Padua, Venecia o Verona e incluso fuera del Véneto y más allá. Otros habían decidido trabajar y hacerlo en la empresa familiar. Unos pocos se habían atrevido a montar su propia empresa, ésta con amigos de toda la vida, de la universidad, del instituto o incluso con la propia futura esposa.

La mayoría de ellos formaban parte del grupo de amigos de siempre y casi todos ellos seguían viviendo en el mismo barrio, con los mismos padres y los mismos abuelos. Algunos tenían novia o novio, normalmente la o el único de siempre: el o la que habían conocido en la uni, antes en el instituto, e incluso antes en el colegio.

Como era normal, había quienes enseguida hicieron migas con mis variopintos extranjeros y quienes tardaron lo suyo o incluso quienes no lo hicieron. Entre los que ligaron inmediatamente había uno, alto, pelirrojo y de gran mata de pelo. Su barba era del mismo color y de la misma consistencia. Por su vestimenta podría haber pasado por un californiano de los setenta que habitaba una casita de madera encima de un frondoso y enorme árbol. Enseguida trabó amistad con mi mexicano Moctezuma y fuera por atracción o por exótico contraste no se separaron hasta que Cuitlahuac, así se llamaba Moctezuma, se marchó de Vicenza.

Vicentinos y extranjeros se relacionaban por el recinto del festival como si fueran bandadas de peces o pájaros en perpetuo movimiento: montando escenarios o friendo patatas, sirviendo cerveza o moviendo sillas, preparando bocadillos o limpiando mesas.

El vicentino-mundo, al entrar en contacto con su par extranjero, estallaba en un popurrí hecho de italiano, medio-inglés, medio-español, y dialecto españolizado que me daba la impresión lo acercaba a su par forastero en una simbiosis deseada y rechazada al mismo tiempo. Un quiero y no puedo continuo, me parecía.

De hecho, cuando el vicentino regresaba entre sus pares vicentinos, enseguida se accionaba en él el natural mecanismo sustancial de todo buen vicentino: su dialecto. El vicentino-mundo ansiaba el mundo pero no era él mismo sin su mundo vicentino…

Un pensiero riguardo “Uno spagnolo a Vicenza/ Un español en Vicenza

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...