Ti racconto la mia storia a Vicenza con un tweet / Te cuento mi historia en Vicenza con un tuit.

20 años en Vicenza

Hoy es el 2 de mayo del 2022. Exactamente hoy pero hace veinte años la historia de este español en Vicenza comenzaba. En Vicenza y hasta hoy esta historia ya la he contado.

Hoy me gustaría contar la prehistoria. Es decir la historia antes de esta historia. La historia de aquel día de hace exactamente veinte años.

La recuerdo así:

Aquel día yo tenía veinticinco años y aún bastante pelo aunque con entradas. Tenía una habitación en un piso compartido en Barcelona. En ese piso éramos siete y un gato. Cuatro chicas y tres chicos. El gato era hembra. En mi habitación tenía una cama y un ordenador.

Solo esa cama y el ordenador se quedaron allí. Lo demás cupo todo en mis tres maletas. Una mochila de montaña que acababa de comprar y todavía tengo pero ya no uso. Una mochila negra que ya hace tiempo que no tengo. Y la única verdadera maleta que me prestó mi hermana.

Cargado como un mulo con la mochila de montaña en la espalda, la mochila negra en el pecho y la maleta en la mano izquierda dejé para siempre aquel piso y andando sin ver donde pisaba me encaminé hacia la parada del metro.

Las escaleras mecánicas que tomé con alivio se tragaron una de las dos patitas de la maleta de mi hermana. Entonces no podía imaginarme que iba a dar vueltas por medio mundo con esa maleta y una patita.

El metro me escupió en el aeropuerto una media hora después. Caminando todavía sin verme los pies y medio perdido en el infinito aeropuerto llegué hasta donde me esperaba Boris. Era la segunda vez que nos veíamos y ya empezaba a no gustarme demasiado.

Ahora puedo decirlo: yo y Boris nunca cuajamos. Después de seis meses en Vicenza volvió a Barcelona y nunca más he vuelto a saber nada de él. ¿Seguirá llevando esa melena rubia? ¿Trasnochando de bar en bar y de alcoba en alcoba? ¿Atrapando a chicas guapas con sus ojos azules y su sonrisa de pega?

Antes de salir con él para destino desconocido me encontré con un fragatino. Justo allí en el aeropuerto de Barcelona estaba el padre de uno de mis amigos del pueblo. El padre guiñándome un ojo me contó que estaba yendo para Brasil con un amiguete. <<Playa, samba, bikinis, ¿sabes?>> me explicó con media sonrisa. Después, yo supe que mi amigo no sabía nada del viaje de su padre y mucho menos su mujer.

Al final me subí al avión. No sabía qué me iba a encontrar. Solo sabía que iban a ser seis meses. Y seis meses me parecían mucho.

Hoy hace veinte años de esta historia que todavía no ha terminado

Un pensiero riguardo “Uno spagnolo a Vicenza/ Un español en Vicenza

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...